La Dra. Violeta Cardenal invita a la reflexión: autoconocimiento, autoestima y el poder del ‘self’

La Dra. Violeta Cardenal invita a la reflexión: autoconocimiento, autoestima y el poder del ‘self’

La ofrecida por la Dra. Violeta Cardenal, profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid (Psicología Diferencial) en el Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico II (Psicología Diferencial y del Trabajo), fue una formación para hacer reflexionar a los alumnos del Máster 2017-18 en Inteligencia Emocional multidisciplinar, ahondando en uno de los aspectos que componen el eje de este máster: la autoestima y los recursos para saber manejar y hacer frente a los problemas de cada individuo.

La Dra. Cardenal protagonizó en el segundo seminario (18 y 19 de noviembre) del Máster en Inteligencia Emocional, Psicología positiva, Neurociencia, Salud, Coaching y Estudio de la Felicidad, la ponencia ‘El autoconocimiento y la autoestima en el desarrollo de la madurez personal’. La idea que quiso transmitir la docente al aula la resumió, entre otras, en una frase del investigador psicoanalista Erich Fromm extraída de su obra ‘La atracción de la vida’: “Sólo somos capaces de conocer a los demás, de entenderlos y amarlos cuando también somos capaces de entendernos, amarnos y conocernos a nosotros mismos”.

‘El autoconocimiento y la autoestima en el desarrollo de la madurez personal’ trató, como no podía ser de otra manera, del auto, el ‘sí mismo’, el self, como conceptos vitales para el desarrollo personal y social, y no han faltado en la formación sesiones para poner en práctica los conceptos expuestos. Y es que autoconcepto y autoestima forman parte del proceso de maduración de todo ser humano, otorgando “recursos para hacer frente a los conflictos”.

Y es que el correcto desarrollo y aplicación del autoconcepto y la autoestima procurará no sólo un “sentimiento básico de confianza en uno mismo y en los demás”, sino también un interés por “conocer las causas de su conducta y de sus reacciones”, que le confiere, al menos, la posibilidad de “no repetir mecánicamente las mismas interacciones personales y estilos de pensamiento que le han conducido a la angustia y al dolor del sufrimiento psicológico”.

Citando a autores expertos en la materia como Alfredo Fierro, Mark Epstein, Hugo Bleichmar o Albert Bandura, la Dra. Cardenal disertó sobre importancia central del autoconocimiento y, como lo expresa Fierro (1996, 2002, 2015), un proceso de conocimiento de uno mismo con cinco complejas fases –en cada una de ellas está presente la autoestima– : autoatención (autoobservación), autopercepción (autoconciencia), memoria autobiográfica, autoconcepto y autodeterminación. Todo lo que conforma la base de la valoración que un sujeto hace de sí mismo.

 

Desde la niñez a la madurez

Al abordar las investigaciones de Epstein y Bleichmar, la doctora expuso que el grado en que uno mismo es evaluado como valioso sirve a una función básica, como es el “nivel aceptable de autoestima”, que se traduce en un auténtico principio motivacional: la “persona irá constituyendo pensamientos concretos, sentimientos que determinarán su comportamiento”.

Y también se encuentran las denominadas creencias matrices pasionales, que “estructuran muchos de los contenidos del autoconcepto y la autoestima en una etapa temprana del desarrollo infantil”. Se trata de un núcleo interior de ideas y pensamiento, guías internas y sentencias –en el plano no consciente– que determinan el comportamiento y la autoestima. Un ejemplo, en sentido negativo, sería la desconfianza.

 

Sacrificios ‘contra natura’

Por otro lado, no hay que olvidar la dimensión de la autoestima como “motivación esencial” de todo sujeto, a veces tan fuerte que se dan fenómenos como la anorexia. En este caso, la autoestima refrena “algo tan básico como la necesidad de autoconservación”, y todo ello en base a un ideal estético para cumplir con el arquetipo de delgadez-belleza.

Hay que resaltar que en ocasiones se dan ‘sacrificios’ ligados a la autoestima, como por ejemplo la privación de placer, la tolerancia ante el dolor, el estoicismo… Del mismo modo que existe el ‘éxito’ ligado a la autoestima o, como lo llamaría Bandura (1977), expectativas de autoeficacia percibida. Aquí la motivación para el aprendizaje está determinada por la capacidad de éxito de sus ‘sí mismos’ que el sujeto crea tener.

El mismo Bandura subraya el papel crucial que desempeñan la fe en uno mismo, la perseverancia, la disciplina o, dicho de otro modo: “Confiar en ti mismo no garantiza el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso”.

 

Estilos y trastornos de personalidad

Existen diferencias individuales en los determinantes de la autoestima según los distintos estilos de personalidad, de ahí esa conexión con el constructo de la misma y la importancia de su interpretación a través de modelos como el de los ‘Cinco Grandes’ o ‘Big Five’, en el que ha profundizado la Dra. Mercedes García –directora del Instituto Psicobiológico– en el segundo seminario.

La Dra. Violeta Cardenal volverá al Máster en Inteligencia Emocional en el seminario del 10-11 de marzo, con una segunda formación que llevará por título ‘De los estilos de personalidad a los trastornos de personalidad’, con la que los alumnos podrán ampliar sus conocimientos tras esta primera ponencia sobre autoestima y madurez.

 


Instituto Psicobiológico
Instituto Psicobiológico