Inteligencia Emocional para el profesor

Inteligencia Emocional para el profesor

Ventajas de la Inteligencia Emocional en las aulas

La educación en España ha sido objeto de críticas por sus carencias, y las conclusiones del Informe Pisa – del que habría mucho que matizar- nos sitúan cada año a la cola en resultados. Desde nuestra óptica científica y pluridisciplinar como entidad formativa especializada en psicobiología aportamos las ventajas que tiene apostar de forma integral por el aprendizaje de la Inteligencia Emocional en el aula:

  • Potencia el desarrollo de las competencias emocionales.
  • Predice el bienestar psicológico general de las personas o el éxito en la vida,
  • Capacita para afrontar mejor los retos de la vida (Bisquerra, 2003)
  • Su carencia causa depresiones, trastornos alimentarios o delincuencia.

 

Nuevas guías para medir el éxito docente

Existe una clara vinculación entre IE (Inteligencia Emocional) del alumno y su conducta social, personal y académica. Debido al efecto imitación -no solo del alumno hacia sus educadores sino también hacia sus padres, tutores, etc- el éxito del docente, actualmente, no se limita al logro académico de sus alumnos, sino que se tiene muy en cuenta el desarrollo de estos como personas integradas en la sociedad con herramientas tanto sociales como emocionales.

Cómo desarrollar la Inteligencia Emocional en el profesorado

Los profesores deben formarse de manera reiterada en el desarrollo socio-emocional porque, además de beneficiar a los alumnos, se puede hacer frente mucho mejor al estrés laboral y predecir el nivel de ‘Burnout’ y la consiguiente fatiga crónica, ineficacia o negación de lo ocurrido. Si los profesores aumentan la experimentación de emociones positivas, esto da lugar a un clima de ayuda al aprendizaje, al bienestar y la felicidad del alumnado.

 

Resultados para el docente tras entrenar la Inteligencia Emocional:

  1. Recursos y herramientas para lograr alumnos más emocionalmente preparados.
  2. Un clima favorable a un aumento del aprendizaje.
  3. Mejor afrontamiento del estrés y el ‘síndrome del Burnout’.
  4. Expresión y mejor evaluación de las emociones para un mayor autoconocimiento.
  5. Mayor consciencia de las emociones propias y las de los demás para darles nombre.
  6. Progreso en habilidades emocionales para la vida personal.

 

Instituto Psicobiológico
Instituto Psicobiológico