El Máster profundiza en la Psiconeuroinmunoendocrinología, la cooperación y moralidad humanas, la Inteligencia emocional en pareja y Liderazgo con PNL en la Jornada Formativa

El Máster profundiza en la Psiconeuroinmunoendocrinología, la cooperación y moralidad humanas, la Inteligencia emocional en pareja y Liderazgo con PNL en la Jornada Formativa

El Máster 2018-19 en Inteligencia emocional, Psicología positiva, Neurociencia, Ciencias de la Felicidad el Bienestar y la Salud celebró el pasado fin de semana del 6-7 de abril su séptima Jornada Formativa, donde los alumnos profundizaron en conocimientos desde distintos campos científicos, como son la Psiconeuroinmunoendocrinología, la Psicobiología de la cooperación y de la moralidad humanas, y también en la Inteligencia emocional en las relaciones de pareja.

La Psiconeuroinmunoendocrinología, un concepto ya familiar para los alumnos del Instituto Psicobiológico, tiene que ver directamente con el proceso de la homeostasis, es decir, ese equilibrio orgánico básico para el mantenimiento de la salud, para la coordinación de los sistemas nervioso, endocrino y el inmunitario. Así lo explicó la Dra. Mónica de la Fuente, catedrática de Fisiología (UCM) y directora del Laboratorio de Inmunología y Gerontología Experimental, que protagonizaría el seminario ‘La Ciencia de la Psiconeuroinmunoendocrinología y su relación con envejecimiento’. Una intervención que resultó de gran utilidad para los alumnos del Máster en Inteligencia emocional, al comprender cómo el mantenimiento de la salud está directamente vinculado al proceso de la homeostasis y por tanto a la salud y el envejecimiento.

Los estudiantes han profundizado, por ejemplo, en los procesos que afectan al sistema inmunitario, donde intervienen linfocitos, fagocitos, las células NK o Natural Killer o las citoquinas. La interrelación entre todos los sistemas es tan acusada que, por supuesto, las emociones y la Inteligencia emocional tienen un papel determinante. Estudios empíricos como los realizados por la Dra. Mercedes García, directora del Instituto Psicobiológico, han obtenido conclusiones reveladoras en cuanto a la relación directa que tienen las emociones y la salud, llegando a implicar determinados comportamientos y rasgos de personalidad, así como estilos de vida concretos y mayor o menor defensa ante patógenos y enfermedades.

La Dra. De la Fuente, ha señalado asimismo que comprender la Psiconeuroinmunoendocrinología y la homeostasis de nuestro organismo nos permite entender, igualmente, procesos como el envejecimiento, que implica la “disminución progresiva y generalizada de la función del organismo, con un estado de menor al cambio y una disminuida capacidad para restaurar la homeostasis”.

Pareja, amor y apego
El experto en Inteligencia emocional  del Instituto Psicobiológico, Santiago L., fue el protagonista de un seminario que abordó las relaciones interpersonales, y en especial las de pareja. Precisamente, Santiago L. explicó como muchos autores sostienen que procesos como la homeostasis, el bienestar, o el sentido de la vida tienen su base en la calidad de la relación de pareja. Un seminario que contó con una gran participación del alumnado, muy activo a la hora de plantear dudas y aportaciones.

De este modo, la importancia de la pareja se puede medir en términos de desarrollo emocional, de bienestar, de motivación o desmotivación, así como se producen procesos neuroquímicos en toda relación de pareja, donde intervienen hormonas como la dopamina, la norepinefrina o la oxitocina.

Santiago L. también profundizó en la teoría del apego y en los diferentes tipos de amor que se pueden dar en pareja, desde el amigable al vacío, pasando por el pasional, el romántico, el fatuo o el pleno.

La prososocialidad del ser humano
‘Psicobiología de la cooperación y la moralidad humanas’ es el título de la ponencia que protagonizó el Dr. Fernando Colmenares, catedrático de Psicobiología (UCM), y en ella destacó por encima de todo el carácter “prosocial” y “ultrasocial” del ser humano por naturaleza, un elemento clave en su evolución como especie, en el progreso”. Hasta el punto de que puede haber una prosocialidad que incluya un elemento negativo como el castigo, una medida para incentivar a los otros a cooperar”. Y es que, como ha destacado el catedrático, la cooperación es clave para alcanzar los objetivos que individualmente son inalcanzables”.

Las interacciones sociales se muestran como una balanza entre lo que uno gana y pierde, representando los extremos la colaboración–cooperación, y la malevolencia (malicia-revancha). En el medio, con sentido contrario, se encontraría el altruismo y el egoísmo, mientras que también habría una última categoría, el castigo altruista o prosocial.

Por eso, subraya el Dr. Colmenares la necesidad que tienen los seres humanos de vivir en sociedad, de establecer vínculos sociales”.

Liderazgo y Programación Neurolingïstica
La jornada vespertina del sábado contaría con la intervención de la Dra. en Psicología y experta en Coaching Maite Durán, que introdujo a los estudiantes en la Programación Neurolingüística (PNL), a través de las teorías de Richard Bandler, Virginia Satir, Milto Erickson o Fritz Perls (Gestalt). Asimismo, se tocaron habilidades propias del Coaching como el rapport o la calibración.

Asimismo, desarrolló la idea del líder resonante, que cuenta con una serie de habilidades muy relacionadas con la Inteligencia emocional y con las habilidades de motivación. La Dra. Durán quiso dejar claro lo que no debe ser un líder resonante, esto es, un líder disonante, quien “moviliza las emociones positivas, un clima de irritabilidad, frustración, enfado y desconectado de las emociones del equipo que lidera”.

En el lado opuesto estaría el líder resonante, caracterizado por ser un “promotor de cambio; sabe escuchar sin importar la jerarquía; es empático y sintoniza adecuadamente los sentimientos de las personas; facilita un feedback asertivo; pasa de la visión a la acción y mantiene un control emocional adecuado para lograr el éxito profesional”.

Instituto Psicobiologico
Instituto Psicobiologico